Arcángel Rafael

24,90

Al Arcángel Rafael le rezaremos para solicitar por la sanación, la curación, la esperanza, la consagración y la verdad. También es el arcángel de la salud física, mental,  emocional, y espiritual.

Categoría: Etiqueta:

Descripción

Al Arcángel Rafael le rezaremos para solicitar por la sanación, la curación, la esperanza, la consagración y la verdad. También es el arcángel de la salud física, mental,  emocional, y espiritual. Nos ayuda a encontrar la armonía interior.  Y se encarga también de la protección de los viajeros y tiene el poder de la vista y la visión de la verdad. Un Arcángel que nos conecta con la juventud y la vitalidad.

También se le reconoce como el Arcángel de los abogados y juicios por lo que su ayuda es muy adecuada en las etapas que tenemos juicios pendientes o bien firmas de contratos o documentos. Si nuestros problemas son de esta índole, podemos rezar al Arcángel Rafael para solicitar ayuda.

El nombre proviene del hebreo רפאל: Rafa-El, que significa ‘Dios sana’ o ‘Dios Él ha sanado’ o ‘¡sana, Él!’ o ‘medicina de Dios’. Actualmente la palabra hebrea equivalente a médico es rofe, conectado con la misma raíz de Rafa-El. En árabe se llama اسرافيل Israfil.

San Rafael se llamaba, según él mismo declaró, el ángel que mandó Dios a Tobías para sacar a toda la familia de una situación apurada. Tobías debía ir por orden de su padre a cobrar una deuda a un pariente lejano que además estaba a muchos días de camino. Salió en busca de compañía para no ir solo, y se encontró con un joven dispuesto a emprender viaje, que era precisamente el ángel Rafael. Salieron, pues, y por el camino, al pararse Tobías a la orilla del río para lavarse los pies, he aquí que le ataca un gran pez.

Pide socorro Tobías y Rafael le ordena que coja el pez, y entre los dos le sacan las entrañas para hacer con ellas una especie de filtro amoroso y una medicina. Llegados a destino, consigue casarse con la hija del huésped, a la que previamente cura con el corazón del pez. A la vuelta, casado ya Tobías y con grandes riquezas que consigo traía, frotó Tobías los ojos de su padre ciego, por indicación del Arcángel, y su padre recobró la vista. Cuando quiso pagarle los enormes favores que le había hecho, nada pidió Rafael.

San Gabriel en resina policromada de 15 cm.

Diseño Giordano di Ponzano.

WhatsApp
¿En que podemos ayudarte?
Cart
Your cart is currently empty.
X