Vela de altar con cáliz

10,00

En cada momento de nuestra vida espiritual, en cada celebración litúrgica, las velas de altar traen la luz,….

Categoría: Etiqueta:

Descripción

Entre todos los accesorios de liturgia, las velas de altar juegan un papel fundamental. El significado de las velas de altar es el mismo significado de la Luz. Cuando Dios creó el mundo, la primera cosa que creó fue la Luz. La Luz de Dios ilumina nuestra vida desde el Bautismo. Resplandeciendo en nuestro camino con Jesús y proporcionándonos un punto de referencia seguro y un faro en la oscuridad.

En cada momento de nuestra vida espiritual, en cada celebración litúrgica, las velas de altar traen la luz, disipan las tinieblas y nos recuerdan, con su calor y belleza, la magnificencia y el esplendor del amor de Dios.

Las velas que se ponen en los altares deben ser blancas. Lo normal es poner dos (una a cada lado), pero se puede poner también  una (siempre en el centro). O poner 3 en forma de triangulo. Encender las velas  debe ser el primer acto que se realice  al iniciar un ritual, en un altar. Apagar las velas es lo último que se hace al acabar.

Se dice que una vela encendida pone en movimiento las  fuerzas sutiles de la naturaleza, sólido, la vela (tierra), se transforma en  elemento aéreo (aire), encendida (fuego) y liquido (agua).

Tomando en cuenta lo  explicado anteriormente, la vela es una incubadora de nuestros pensamientos y  deseos que luego de encendida expande y transmite nuestra solicitud para llegar  al punto deseado por el operador, elevándose a la divinidad.

Una vela encendida no sólo sirve para iluminar, es un instrumento simbólico  utilizado para “iluminar” el camino de nuestros ruegos, Ella guiara nuestros pedidos y  pensamientos. Y los conectará con el plano astral o con el ambiente de las divinidades.

WhatsApp
¿En que podemos ayudarte?
Cart
Your cart is currently empty.
X