Total: 0,00
Total: 0,00
¡Oferta!

Velón de oración con aceite almas del purgatorio

4,00

Las almas del purgatorio son los espíritus de aquellas personas que estuvieron en nuestro plano terrenal alguna vez…

Descripción

Las almas del purgatorio son los espíritus de aquellas personas que estuvieron en nuestro plano terrenal alguna vez, han fallecido y para entrar al cielo deben purificarse, nuestras oraciones por ellas ayudan en dicho proceso, por lo que, en agradecimiento, estás almas suelen cumplir las peticiones de aquellos devotos que han rezado por ellas.

En el siglo XI se creó el Purgatorio, este es concebido como un sitio para expiar las penas, ya que se cree que las ánimas del purgatorio tienen el poder de interceder por los fieles para el perdón de sus pecados.

Estas almas suelen tener alguna deuda o promesa que no cumplieron en vida y andan vagando enforna de energía sin encontrar la total liberación. Para ello se manifiestan o ponen en contacto con algunas personas sobre todo niños, por su gran inocencia y limpieza de espíritu.

 

ORACIÓN ALMAS DEL PURGATORIO

Dios omnipotente, Padre de bondad y de misericordia, apiadaos de las benditas almas del Purgatorio y ayudad a mis queridos padres y antepasados.

A cada invocación se contesta: ¡Jesús mío, misericordia!

Ayudad a mis hermanos y parientes.
Ayudad a todos mis bienhechores espirituales y temporales.
Ayudad a los que han sido mis amigos y súbditos.
Ayudad a cuantos debo amor y oración.
Ayudad a cuantos he perjudicado y dañado.
Ayudad a los que han faltado contra mí.
Ayudad a aquellos a quienes profesáis predilección.
Ayudad a los que están más próximos a la unión con Vos.
Ayudad a los que os desean más ardientemente.
Ayudad a los que sufren más.
Ayudad a los que están más lejos de su liberación.
Ayudad a los que menos auxilio reciben.
Ayudad a los que más méritos tienen por la Iglesia.
Ayudad a los que fueron ricos aquí, y allí son los más pobres.
Ayudad a los poderosos, que ahora son como viles siervos.
Ayudad a los ciegos que ahora reconocen su ceguera.
Ayudad a los vanidosos que malgastaron su tiempo.
Ayudad a los pobres que no buscaron las riquezas divinas.
Ayudad a los tibios que muy poca oración han hecho.
Ayudad a los perezosos que han descuidado tantas obras buenas.
Ayudad a los de poca fe que descuidaron los santos Sacramentos.
Ayudad a los reincidentes que sólo por un milagro de la gracia se han salvado.
Ayudad a los padres que no vigilaron bien a sus hijos.
Ayudad a los superiores poco atentos a la salvación de sus súbditos.
Ayudad a los pobres hombres, que casi sólo se preocuparon del dinero y del placer.
Ayudad a los de espíritu mundano que no aprovecharon sus riquezas o talentos para el cielo.
Ayudad a los necios, que vieron morir a tantos no acordándose de su propia muerte.
Ayudad a los que no dispusieron a tiempo de su casa, estando completamente desprevenidos para el viaje más importante.
Ayudad a los que juzgaréis tanto más severamente, cuánto más les fue confiado.
Ayudad a los pontífices, reyes y príncipes.
Ayudad a los obispos y sus consejeros. Ayudad a mis maestros y pastores de almas.
Ayudad a los finados sacerdotes de esta diócesis.
Ayudad a los sacerdotes y religiosos de la Iglesia católica.
Ayudad a los defensores de la santa fe.
Ayudad a los caídos en los campos de batalla.
Ayudad a los sepultados en los mares.
Ayudad a los muertos repentinamente.
Ayudad a los fallecidos sin recibir los santos sacramentos.
Ayudad a los niños.
Dadles, Señor, a todas las almas el descanso eterno.
Y haced lucir sobre ellas vuestra eterna luz.
Que en paz descansen.
Amén.

WhatsApp
¿En que podemos ayudarte?
Cart
Your cart is currently empty.