Total: 0,00 
Total: 0,00 

Virgen desatanudos

25,00 

La Virgen desatanudos es Nuestra Señora Knotenlöserin (María, la que desata los nudos)….

Descripción

La Virgen desatanudos es Nuestra Señora Knotenlöserin (María, la que desata los nudos), es una advocación mariana, perteneciente al grupo de las representaciones clásicas del dogma católico de la Inmaculada Concepción.

La Virgen desatanudos

Los nudos son una referencia a los problemas que entorpecen la relación entre Dios y los hombres. Esas dificultades son representadas por una larga cinta con nudos grandes y pequeños, imagen del pecado que impide que la Gracia fluya.

En las ceremonias matrimoniales del siglo XVII se introducía el “Rito del lazo”, donde los padrinos ataban con una cinta el brazo izquierdo del varón con el derecho de la mujer, metáfora de unión eterna. Por ese motivo esta Virgen tiene fama de ayudar con los problemas conyugales.

Hoy se conoce esta advocación gracias a un cuadro barroco de la Purísima ubicado en la iglesia jesuita de Sankt Peter am Perlach (Augsburgo, Alemania) y que formó parte del retablo “Las beatas vírgenes del Buen Consejo”.

El Papa Francisco la descubrió en la década de 1970 gracias a una réplica de la casa de la Compañía de Jesús en Ingolstadt (Alemania). El óleo se atribuye a Johann Schmidttner y data aproximadamente de 1700.

Se basa en un escrito de San Irineo, a finales del siglo II, que afirma: “el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María”. Es decir, alude al pecado original.

En la pintura se ve a María rodeada de pequeños ángeles, con la luna en cuarto creciente a sus pies (símbolo de la permanencia del poder de la Virgen) mientras aplasta la cabeza de una serpiente y el Espíritu Santo la protege.

A la izquierda de la Virgen el arcángel Miguel le alcanza una cinta anudada que, a su derecha, recoge desatada el arcángel Gabriel. La cinta cae sobre el vientre de la Virgen embarazada, señal de que María intercede gracias a la virtud del Hijo que lleva en su seno.

En la parte baja del cuadro aparece el arcángel Rafael guiando a Tobías, símbolo del hombre que busca y encuentra la medicina de Dios. Este es el único remedio ante la enfermedad del pecado, principal nudo que desata María del corazón del hombre por los méritos de su hijo Jesucristo. Ambos caminan de las sombras a la luz, en la que se adivina una iglesia.

Medida: 15cm

WhatsApp
¿En que podemos ayudarte?
Cart
Your cart is currently empty.

¿Desde dónde estás comprando?